Discurso (agradecimiento) del sentido crítico

Tiene 17 años. Ha elegido estudiar comunicación social. La han elegido para dar el discurso del acto de graduación, De las últimas decisiones políticas, sociales, culturales, etc. esta me parece la mejor: es idónea para dar cualquier discurso, ya sea en una palestra frente a quinientas personas o el discurso de medianoche entre confesiones y secretos.

No digo esto porque sea mi sobrina, y además la primera, bien es sabido que mi lealtad y mi amor son más jodidos que humanos, más críticos que políticamente correctos. Cuando al fin se decidió por la carrera, me alegré más por esa rama que por ella: hacen falta más profesionales críticas allí. Y es que la señorita en cuestión puede parecer muy tímida y reservada; sin embargo, es quizás la voz más legítima, crítica y avezada que he escuchado en los últimos tiempos. No le tiene miedo ni pudor al cuestionamiento, al ético… y eso, señoras y señores, causa no solo emoción sino ilusión a un miembro de la generación del desconsuelo, del descrédito, del abismo.

Celebro su vida, su entrega, su corresponsabilidad, su honesta alegría, su crítica, su mal humor, su humor negro, su tate quieto, como no he celebrado antes la existencia de un ser tan extraordinario. Ese ser al que una acude en busca de luces, que sabe que tiene quizá la mitad de edad pero el doble de sentido común (el menos común de los sentidos), la habilidad de echar raíces sin dejar de despegar.

No pocas veces he sido feliz víctima de su humor, de sus carajazos, de su guía… y por eso le hago un discurso, como humilde honra a su dulce, firme e ineludible criterio. Ella sabe, ella entiende, ella cuestiona, ella pregunta, ella aprieta los dientes y luego vocifera sus convicciones, sus lecciones…

La Dani, nuestra Dani, es quien tiene más por enseñarnos y aquí en mi posición de profesional con experiencia, de tía 10 años mayor, de mujer con ciertas vivencias sé que he venido a aprender de su lucidez. Pueden tacharme de ilusa, de parcial, de tía enamorada… frente a eso, tengo un reto: conózcanla. Y agradezcan el aprendizaje, como lo hice yo al soltarme de ese globo aerostático llamado ego. Daniela Arzabe Tamayo: cuando sea grande, ojalá llegue a tener el 10% de tu integridad y tu inteligencia.

¿Charlamos?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *