Lamentos de amor y Cuba

Aquí estoy querida Tropa… mirando la historia de palco, una vez más.

Sintiendo la magia cósmica desde otros ojos, sabiendo que el tiempo nos juega en contra… Malditas mis manos torpes, maldito el día en que nací verso y no música.

Estamos solas mi vieja Habana, esperando una por la otra. Ansío tus nieblas y tus azules, creo palparlas cada vez que te retratan y asisto a la función. Tarareo tus notas, tu esencia… como si hacerlo evitara el futuro… como si hacerlo detuviera tus años, las paredes roídas y tu carne añeja…

Van pasando los años y temo pérdidas… abrazarte y que no seas la misma… tener la oportunidad de llegar y no ser la misma…

No quiero perderme tus besos y cantos, no quiero esperar a que se acabe la mística que puebla tus entrañas. Pero, sobre todo, temo reconocer las huellas de tus hombres en las pálidas cruces de la muerte… debajo de ángeles sentenciadores, de ángeles para un final…

Espérame, Habana… que el tiempo debe ser nuestro, para compartirlo en sonetos, pasión y cuerdas…

Quisiera (Gerardo Alfonso)

Si no pudiera verte más en el camino

si no quedara solución..
Quisiera que este canto y este amor fueran contigo
que caigan las paredes de lo prohibido
que toda tu salud y tu bondad tengan un nido.
Quisiera…

La distancia nos va a separar

porque tiene poderes definitivos.
Y pensar que se puede esperar
es besarse a través de un cristal
donde sólo se siente silencio y frío.

Una respuesta para “Lamentos de amor y Cuba

  • Angela Mendoza
    11 años atrás

    Me parece interesante lo que ha sido escrito el 30 de mayo. Es en el fondo una forma de extranar el lugar de origen, y la sensacion que produce el hecho de regresar a el.

¿Charlamos?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *