Tribulaciones para un fantasma…

– ¿Porqué no intentamos relacionarnos más a través de esto que nos gusta a ambos? –André–
————————————————————————————————

¿Porqué las cartas se juegan después de perder todos los juegos? La ternura llegó de pronto y al fin, después de haber perdido más de una mano… y al filo de la retirada…

No más muertes en el parnaso, ahora vienen las respuestas… y no importa que lleguen en metáfora, en verso o en un sutil abrazo… lo importante es que el papel se da al fin la vuelta y el que espera mi voz al otro lado de la línea eres tú… gracias por no dejar que el reloj marque indefinidamente sus fatales horas y haga, de nuevo, eterna esta espera. –Koko–

————————————————————————————————
La Muerte del bardo.

Para el fantasma, para Koko Triboulet.

En el último poema
la muerte define
el aliento del poeta;
el poema: una gota de rocío,
la poesía: todas las lluvias de todos los febreros.

La poesía llora,
las guitarras se descuerdan
en la melodía desangrada.

La poesía sigue
con sus azules interminables,
con el arcoiris por bandera,
con sus muertos insensatos
de versos imposibles.

En el último poema
el soliloquio es silente,
fija la mirada…
La vida un verso que concluye
sin otra intención
que la brisa.

De André Triboulet

¿Charlamos?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *