¿Qué título podría ponerle a algo que no tiene nombre?

Cuántas virtudes que desconozco,
cuánto camino errado.
Mis pasos torpes están aún más aturdidos,
desconocen el lugar que han seguido para llegar siempre a la muerte.

¿Cuántas cosas se necesitan para poder comprenderla?
Llevo años atónita e impávida frente a su abrigo de colores lejanos,
frente a su disfraz de ausente.

Jamás podré deshacerme de este sopor,
de esta incapacidad para aceptar su designio;
su mano delicada y soberbia
insiste en tocar el hombro de los míos.

Una respuesta para “¿Qué título podría ponerle a algo que no tiene nombre?

¿Charlamos?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *