Transfiguración

Pobre Madame… te quedaste olvidada entre el polvo y los cristales de mi frágil memoria. Tu nombre está allí donde comienza el silencio, en el silbido agudo que separa mi tímpano del vacío sonoro. Te dejé en una cajita, diminuta bailarina, en la cual la música suena triste y temblorosa… igual que tú.

Quedaste inmaculada, con las facciones figuradas entre el asombro y la duda. Ya no bailas. Dejaste quietos a tus piecesitos urgentes que antes flotaban incesantes.

Despertaste, es decir, desperté de aquel sueño en que eras la otra esencia de mi cuerpo. Dejé de necesitarte y escribir con mi mente tu historia. Completé mi rumbo medio segundo después de invocarte y lastimosamente, un minuto antes de tu llegada. Me apresuré, tardaste. El abrazo ya no fue consuelo sino derrota y agravio. Incomodidad y recelo.

Te vas Triboulet y te doy la despedida… con angustia releo estas líneas que escribí mientras preparaba tu ropita lisa y fraganciosa. Doy una última mirada rápida y veo el vestido de tul que me haz dejado encima de la cama. Me visto sin pensarlo y me acerco a la caja púrpura, guardo la carta en el sobre perfumado que se dirige… a mi. Hay un error.. saco la hoja y descubro que eras tú quien escribió todo lo anterior, olvidándome… No madame, no… no se transforme en Koko que yo no soy Triboulet. No Koko… no quiero ser Madame Jhazmine. No me guardes en la cajita de música, mira que no sé bailar… no me dejes en el rincón de la tristeza… no me escriba esta carta Madame Triboulet.

5 Respuestas para “Transfiguración

  • Al final, ¿quienes somos? ¿tiene usted su respuesta Madame? ¿alguna seguridad? ¿es usted quien me entierra o yo a usted? y después de ello… ¿cuál de las dos queda y quien se va?

  • Hola…las transfiguraciones son buenas la mayoria del tiempo, te ayudan, escapas de algo o alguien?.
    Un beso.

  • Liu:
    hasta ahora no se quien soy, y creo q estare en constante cambio y evolución de mi yo para siempre, una Gaby…no sé, creo que no existe y que mas bien soy una gran mezcla de todo y un fruto del dia a dia.
    Tu quien eres?

  • Tal vez sea momento de detenerse y mirar al rededor. Como escribió Marcelo Quiroga. “A veces imaginamos un destino glorioso para el hombre y lamentamos que, habiéndosele dado pulmones para respirar a grandes alturas, no se le hubiera dado al mismo tiempo alas para remontarse”. Tal vez mirar alrededor también implica volar al ras del piso, y contemplar con detalle todo lo que hasta ahora tenemos, todo lo que a veces nos olvidamos, y justamente ahí también estamos nosotros y lo que somos. Y no es conformismo de ninguna manera, sino una ceremoniosa, sublime y sencilla contemplación del ser, sólo descubrir sin buscar, sin preguntas.

  • Me gustó mucho este post, te ganaste un link en mi blog =)

    Salu2

¿Charlamos?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *